Comienzo en este blog con la publicación de esta historia, cada martes ire agregando un capitulo nuevo. Muchas gracias por leer.

Mensajes de la Abuela – Capitulo I

Hoy en día todo el mundo tiene un celular. A veces me parece imposible creer que en algún momento vivíamos sin ellos. Recuerdo el tiempo en que solamente los millonarios podían comprarlos. Tener un teléfono móvil era sinónimo de estatus y de buena posición económica, pero actualmente el celular se ha convertido en necesidad más que en presunción, por el simple hecho de que todo el mundo posee al menos uno. Mi teléfono celular es de esos que se caen al piso y nada le pasa, se moja y nada le pasa, me siento encima de él y nada le pasa, lo dejo dentro del carro a altas temperaturas y nada le pasa. Parece indestructible. Su marca tiene sede en Finlandia y presenta, dentro de su sencillez, unas buenas prestaciones. Lo utilizo para revisar mi bandeja de entrada, navegar en google y revisar el Facebook. Además tiene varias aplicaciones para chatear y enviar mensajes sin costo, y hay una aplicación que nunca me ha servido para nada pero de la cual no quiero deshacerme: la del clima. Me gusta porque me indica la altitud, la latitud, la longitud, la humedad, la temperatura y el pronóstico del tiempo de muchas ciudades del mundo, las cuales probablemente nunca visitaré, así que, averiguar la condición atmosférica de Tokio o Estocolmo tal vez sea lo más cerca que jamás estaré de estos lugares.

Pertenezco a las últimas generaciones que crecieron sin tener celular ni computadoras, solamente la televisión. La primera vez que tuve un teléfono celular fue a los 19 años de edad, hoy en día los jóvenes a esa edad ya van por su tercer o cuarto teléfono. Definitivamente esta invención ha venido a facilitarnos la existencia, ahora no se siente tanto la lejanía ni la distancia, más bien a veces es necesario apagar el celular para tener algo de tiempo para sí mismo. El teléfono celular esta tan arraigado en nosotros que jamás se consideraría como un objeto que inspire temor…bueno eso creía yo.

Mi nombre es Alejandro y vivo en una casa que se ha hecho enorme desde la muerte de mi abuela. Aquí vivíamos mi fallecida abuela, mi hermana Angélica que tiene 16 años y yo. Mi vieja falleció de un paro cardiaco, que le llegó en un momento en que se encontraba sola en su cuarto, mi hermana estaba en el colegio y yo en el trabajo. Un jueves, alrededor de la 1 pm, según la autopsia. Fue mi hermana quien la descubrió en su cama, al llegar de clases un par de horas después. Entró a la casa y no escuchó el tradicional sonido de su máquina de coser ni del televisor con los típicos programas educativos de las tardes. Pensó que tal vez la abuela había salido o tal vez estaba durmiendo. Fue a su cuarto, abrió la puerta, y allí estaba sobre la cama dormida en extraña posición. Alguna cosa debió ver o presentir mí hermana que decidió acercarse y tratar de despertarla, pero no lo logró. Las ligeras palmadas en la espalda y los hombros, poco a poco se convirtieron en desesperadas sacudidas en todo el cuerpo, acompañadas de llanto y gritos desesperados que clamaban su despertar. Se me parte el alma al imaginar cómo fue ese instante de pánico y terror que mi hermana vivió al encontrar allí, yaciente, tiesa y sin vida a su abuela…a la que consideraba su mamá, a la mujer que nos crio cuando nuestra madre falleció de un cáncer de mama hacía ya tantos años y cuando el cobarde de nuestro padre nos abandonó por una miserable que en aquel entonces tenía la misma edad que hoy en día tengo yo: 23.

Fue así que nos quedamos solos, mi hermana y yo. Gracias al seguro, la muerte de mi abuela no nos tomó completamente desamparados, pagamos el funeral y algunas deudas, y aunque no nos quedó demasiado dinero, por lo menos yo heredé la casa.

Anuncios

4 comentarios sobre “Mensajes de la Abuela – Capitulo I

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s