Queridos amigos y amigas, esta noche mientras trabajaba en una cosa de mis estudios, sin proponermelo, he tenido uno de esos ataques de escritura, que seguramente muchos de ustedes habrán experimentado. Lo que relataré a continuación revela mi verdadero ser. Lógicamente habrán aquellos que no estén de acuerdo con lo que publicaré, incluso algunos podrán sentirse ofendidos; si ese es el caso, pues bueno, nada los obliga a seguir visitando mi blog.

Dicho esto, comienzo con este poema-pensamiento-declaración:

ODA AL HEAVY METAL

¡Oh excelso placer divino, todo mi respeto para aquel que tuvo la idea de crearte!

Y no me importa que algunos hipócritas opinen que tu procedencia viene de las entrañas del infierno, yo siempre he creído y siempre creeré que fue el más amoroso de los padres creadores quien te puso a sonar en los aparatos reproductores existentes en esta tercera roca desde el sol; para el deleite de todas las criaturas inteligentes. Tan hermosa concepción solo puede ser producto de la mayor magnificencia, ante la cual me someto en mi diario vivir.

Quien sino tú, mi amigo, mi escape, mi inspiración, mi añorado heavy metal, quien sino tú me das la fuerza y la capacidad para seguir levantándome cada día casi a la misma hora en que sale el sol,  para ir a ganarme el pan… y luego de la faena, solo espero el momento para volver a encontrarnos, para tomar mi merecida dosis diaria de heavy metal, y seguir soñando con el mundo perfecto en que se te dé el respeto y el merecimiento que te corresponde, como el género musical perfecto por excelencia… eres uno de los motivos para seguir creyendo que la humanidad tiene futuro.

Le agradezco al creador, porque no caí en las garras de los ritmos denigrantes, asquerosos y repetitivos que se escuchan por las latitudes en que me toco nacer.

No señores, yo escogí el camino musical perfecto,

Yo escogí la energía,

Yo escogí la fuerza,

Yo escogí la vida,

Yo escogí el movimiento,

Yo escogí la pasión,

Yo escogí el talento,

Yo escogí las letras abstractas e inteligentes,

Yo te escogí a ti…heavy metal, fuente de mi inspiración…

No quiero vivir en un mundo donde no estés presente, no quiero escuchar algo donde no se manifieste una batería y una guitarra eléctrica a punto del colapso sonoro-motor… eres mi oasis en medio del desierto musical actual, si volviera a nacer; metalero seguiría, si Beethoven o Mozart estuvieran vivos, metaleros ya serian…

Eres mi única droga, escucharte es una necesidad como el agua y la comida, la diferencia es que puedo aguantar un día sin comer ni beber, pero sin ti, heavy metal, mi amigo más cercano, no soportaría un día entero. Mi iPod debe estar preparado, para un sometimiento metalero en el instante en que mi ser me lo revele.

Eres la causa de mi locura, tal vez mi adicción a ti hizo de mí un individuo tan lleno de defectos… o tal vez sin ti seria aún peor… nunca lo sabré, pero sí sé que me alegro de haberte elegido.

FIN DE LA TRANSMISIÓN…

keep-calm-listen-to-heavy-metal

Anuncios

5 comentarios sobre “Mis creencias acerca del noble arte del heavy metal.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s