X

A la mañana siguiente me sentía un poco más relajado, pero igualmente azotado por los acontecimientos. Pronto tendría que volver al trabajo, y las costillas me seguían doliendo igual o más que cuando desperté en el hospital. Además, la que fuera mi novia resulta ahora que fue un invento de mi mente, y para colmo aún continuaba sin resolver el misterio de los mensajes de la abuela. Alguna vez leí en algún blog acerca de personas que viajaron a realidades paralelas. Viajaron a mundos donde, según cuentan, las cosas son muy parecidas a donde vienen pero existen algunas diferencias que a veces pueden ser muy sutiles o a veces, muy marcadas. Algo sutil seria como por ejemplo que si mi casa era verde, ahora en la nueva realidad fuera azul o que esté sin pintar. Y algo extremo seria por ejemplo que yo conociera a alguien y esa persona, en la nueva realidad simplemente nunca existió. Y eso era justamente lo que ocurrió con María José. El simple hecho de considerar tal posibilidad,  me erizó la piel. Pero las pruebas estaban allí. Por un momento, no sé si de iluminación o que, consideré que esta sería la única explicación a los fenómenos que estaba experimentando. Esta teoría explicaría el porque me he sentido extraño en mi casa y en mi barrio y porque he visto ligeras diferencias en las cosas comunes. Esto se daba simplemente porque estoy en un mundo o realidad paralela.

paloma humanos

Anuncios

2 comentarios sobre “Mensajes de la Abuela – Capitulo X

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s