XIII

Finalmente, llego el día en que tuve que volver al trabajo. Y a todo aquello que significa rutina. Los pocos días siguientes a la visita que hice a Pedro estuve indagando en internet y en otras fuentes sobre la teoría de las realidades paralelas pero resulta que no es más que eso: una teoría. Y así he estado desde hace 14 meses, esa es la cantidad de tiempo que llevo viviendo en este mundo. Durante 420 días aproximadamente he estado tratando de averiguar qué fue lo que sucedió. Muchos grandes pensadores hablan de ello pero nadie dice nada convincente, solo especulaciones, hay algunas historias disgregadas por la web de personas que dicen haber tenido experiencias semejantes a la mía, no sé si alguno de ellos hablará con la verdad, pero algo tenemos en común: tampoco saben el momento exacto en que cambiaron de realidad, solo un día, de la nada, así como yo, encontraron que el mundo ya no era como lo recordaban, e incluso una joven asegura que ya se ajustó totalmente a su “nuevo” mundo y que renuncio a la idea de salir de él. Cuando me cuestiono si logré adaptarme a esta nueva realidad, la respuesta es sí, pero tampoco quiero quedarme con la incertidumbre de no poder descubrir que fue lo que realmente ocurrió y como ocurrió. Creo firmemente que mi situación tiene una lógica explicación científica, así como también lo tienen los fantasmas, y los ovnis; pero lo que pasa es que la ciencia en el planeta Tierra aún está en pañales. Y arrogantemente muchos hombres se consideran sabios y cierran la posibilidad a explicaciones que violarían muchos de su dogmas científicos.

Yo estoy dispuesto a escuchar cualquier teoría, cualquier indicio que me pueda indicar que fue lo que paso y como salir de aquí. Lo que sea lo recibiré con agrado. Y por eso hace un par de meses decidí consultar con un afamado astrologo. Si bien es cierto, la posibilidad de que me diera una respuesta convincente era muy baja, al pasar por la entrada de su “oficina” el ansia de respuestas me llevo a probar suerte. Cuando le explique el motivo de mi visita, solo sonrió y me explico que en su opinión, durante mi recuperación, tuve un sueño tan vivido que lo sentí como la realidad, o talvez mi consciencia o mi espíritu hizo un viaje astral a una realidad de existencia distinta, y al volver terminé creyendo que pertenecía a ella, cuando en realidad es aquí donde pertenezco. Y para comprobarlo, me indico que en mi carta astral se observa una conjunción planetaria que me hacía proclive a tales situaciones. Luego de pagar la consulta, me arrepentí de haber entrado. He enviado correos electrónicos a profesores de física de varias universidades del mundo, pero no he obtenido respuestas. Probablemente están muy ocupados. He profundizado en los misterios de la mente, el tiempo y el espacio, he practicado yoga, meditación y he trabajado mis chacras, he logrado calmar mi espíritu pero no logró llegar a activar esa cosa, si así le puedo llamar que me envió aquí. A veces vuelvo a la zona donde estaba la casa de María José, y cuando veo esa farmacia llamada igual que yo, siento que no está ahí por casualidad, algún significado ha de tener. En los últimos días, he estado pensando en la posibilidad de que, talvez no fue algo o alguien quien me trajo aquí, ya que todos estos meses he actuado basándome en esa suposición. Talvez, yo mismo me puse aquí. ¿Cómo lo hice? A pesar de lo absurdo que pueda sonar la respuesta del astrologo, podría tener razón en un aspecto: que mi mente talvez sea más poderosa de lo que creo. Cuando reflexiono sobre mi vida en el otro plano, me doy cuenta de lo mucho que me quejaba y renegaba sobre mi existencia, es más a veces deseaba desaparecer o quedarme dormido y por arte de magia despertar en otro lugar. Y bueno, pues parece que mi mente, de alguna forma cumplió mis deseos. Y los cumplió a cabalidad, pues otros cambios que he notado aquí son por ejemplo, que mi hermana supo afrontar mucho mejor la muerte de la abuela y es una buena estudiante, y los problemas que tenía en mi trabajo han desaparecido. Es extraño, por momentos tengo nostalgia por la Angélica de la otra realidad, porque aunque físicamente son idénticas; sus personalidades son diferentes, es como si fuera su gemela, pero no es la que yo conocí, es otra persona. Y lo mismo puedo decir para Ricardo y Vanessa. Y a su vez, sé que ellos ven en mí a otro, sé que ellos han notado las diferencias entre el Alejandro que conocieron y yo. He hecho cosas que los han dejado muy extrañados, pero tales cambios ellos los atribuyen al famoso golpe en la cabeza. Inclusive el mundo como tal que yo recuerdo me genera nostalgia, no es de extrañar, a fin de cuentas porque yo no soy de aquí. No hace mucho fui a una biblioteca pública a buscar información o cualquier cosa que me pueda servir, y terminé estudiando un almanaque de geografía mundial, donde vienen varios países que en mi plano no existen, o eran provincias o formaban parte de otro mayor, o la inversa: aquí existen países que tienen dentro de sí a otros que en mi mundo son independientes. Los resultados de las competencias deportivas han cambiado, los últimos juegos olímpicos no se realizaron donde yo recordaba, unos completos desconocidos para mi habían sido presidentes en las últimas décadas, entre otros cambios.

También me da ira el hecho de que nunca resolveré el misterio de los mensajes de la abuela si no logró volver a mi realidad. Por épocas me sucede que pierdo la fe y simplemente sigo viviendo como si nada hubiera pasado. Pero unos días después de repente vuelve a surgir en mi la necesidad de respuestas y desesperadamente me revuelvo los sesos tratando de encontrar algo más… este es un ciclo que me ha consumido como una gigantesca ola que traga un pequeña embarcación. Admito también que el tiempo poco a poco me ha hecho contemplar la posibilidad de que mi cabeza no esté bien. Sé que en algún momento dije que tal cosa era imposible, pero ahora ya no se ni que creer, para mí la religión, la filosofía y la ciencia ya no existen. Porque nada ni nadie me da respuestas convincentes. He contemplado la posibilidad de conversar sobre esto con mi familia y amigos, pero sería inútil, los he escuchado hablar entre ellos y ya están convencidos de que estoy “tocado del techo” desde la noche del asalto, así que casi nada que salga de mi boca será tomado en serio por ellos.

Es curioso, pero creo que la única que creería mi historia y a la que le podría contar todo sin que creyera que estoy loco, o al menos sin importarle demasiado, es María José. Pero ella no existe aquí. Y creo que su familia tampoco, porque en estos meses no he visto a sus primas que una vez me presento, ni a su hermano con quien iba a jugar futbol. Y así, no me queda más que seguir viviendo, esperando que algún día lleguen a mí las respuestas que ansió, no me he resignado ni me resignare, solamente me adaptaré. Si algo agradezco de esta experiencia, es que ya no soy un zombi, como era antes. Vivía dentro un ciclo que se resume a trabajar para comer y comer para trabajar, sin cuestionarme nada, sin analizar nada y sin razonar nada, solamente escuchaba los noticiarios y agradecía las recomendaciones de los “expertos” que solo sirven para mantenernos hundidos en el fango de la sumisión. La vida es mucho más amplia y compleja de lo que nos han hecho creer. Tiene que existir algo mucho mejor, las posibilidades reales están vedadas para los hombres comunes. Lo cierto es que, si esto es así, será porque seguimos como autómatas viviendo solo para complacer a quienes nos someten. Ahora entiendo el significado de la hormiga que soñé aquella vez, ella se dio cuenta de que las cosas no eran como le habían dicho que eran. Esa hormiga nos representa.

Yo buscaré, yo observaré, yo reclamaré…y yo seré la verdad.

Anuncios

6 comentarios sobre “Mensajes de la Abuela – Capitulo XIII FINAL

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s