Mi condición humana me llevo hace algunos meses a escribir lo siguiente:

Hace tiempo que no la veía…tal vez por ello me causo mayor impacto de lo normal… creo que a nivel subconsciente mi mente trata de no recordarla. Podría escribir una novela con nuestra historia, más bien con mi historia porque para ella nada sucedió, al menos no lo que pudo suceder. Iba caminando para tomar el autobús, estaba por cruzar la calle para llegar a él, cuando la vi saliendo del trabajo y dirigiéndose también hacia el transporte público. No sé; después de todo lo que ha pasado no sé cómo reaccionar frente a ella. En ese momento mi instinto fue alejarme, el cruzarme con ella me aterró. Aunque fue algo automático, sin pensar, me odie por ello.

Es curioso, hay al menos dos personalidades dentro de mí. En ese momento tomo posesión de mí la personalidad débil y me alejé. Desvié la mirada de forma cobarde y entre en un mall, casi corriendo, como alguien que hubiera dejado algo olvidado, como si hubiera olvidado las llaves del carro, o el título recién obtenido. Entré en el baño y tome aire, actué como si hubiera visto un fantasma…También existe dentro de mi este otro yo… el que es guerrero, el que tiene más agallas, el que tiene orgullo y me recriminé a mí mismo lo que acababa de hacer, ¿Por qué salí huyendo?, ¿tan profundas son las heridas del pasado?, a veces desearía que la personalidad agresiva tomara posesión de mi más a menudo. Desgraciadamente, la mayoría de las veces es la personalidad pasiva la que actúa en mi vida. Para sacar ese yo valiente y dominante tengo que hacer un gran esfuerzo, tengo que estar en una situación límite. Es triste porque ese yo posee un gran potencial, ese yo posee una gran capacidad para obtener lo que desea. Y si hay algo que he deseado es a ella… no me avergüenzo ni siento pena de admitir que la he deseado de todas las formas, la he representado en mi cabeza y durante mi sueño también se aparece, me gustaría creer que ella también piensa en mí. Pero NO es así, no me hago falsas ilusiones. En fin… la dualidad vive en mí, la dualidad de querer algo pero al mismo tiempo alejarme, lo que pasa es que ya no tengo opciones, cuando la conocí jamás hubiera hecho lo que hice hoy. No, nunca huí de ella, me atraía como el sol atrae los planetas, como la Tierra a la luna, ella utilizo su mirada para hipnotizarme, me atrapó con su juego, a propósito o no, caí en su campo gravitatorio.

Ella me envolvió como boa constrictor que envuelve a su presa… y ¿Por qué lo hiciste? Te pregunto yo. ¿Por qué nos amarras a los dos en esta cosa que solo inquietud trae a mi mente?, no viste que soy como el aire, que necesito libertad de movimiento, que tiendo a escapar cuando me acosan, aunque solo sea con la mirada… Si, sé que tenías buenas intenciones… Que gran atractivo tienes, que gran cantidad de cosas me hiciste pensar, y eso fue lo que me cautivó y me repelió a la misma vez. Lamento mi inmadurez, ya no puedo devolver el tiempo, lo mejor que puedo hacer es aprovechar tu recuerdo para escribir, para tratar de escribir algo que merezca la pena leerse. Al menos para nosotros, el agua y el aire no se mezclan.

El hecho de ser tan distintos fue lo que nos llamo la atención el uno del otro. Y aun así, la verdad es que ya estoy harto de todo esto… ya me hastié de lamentarme y compadecerme, creo que valgo más que cualquier error o fracaso que pude haber cometido, ya no me importa nada, el universo me está ayudando a continuar.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s