Te he visto hoy y no sé quién eres. Te observé observándome, mientras en esa fila, pensaba en mis cosas mundanas y terrenales.

El instinto me hizo mover la cabeza hacia dónde estabas. Crucé mis ojos con los tuyos. Con gusto acepté el desafío, y con coraje obtuve la victoria.

Sin esperar nada de una noche cualquiera de lunes, tu mirada curiosa y transmisora de infinidad de datos sensoriales me otorgó ese algo por el que vale la pena vivir…

Unas cejas definidas enmarcaban esos ojos negros acompañando el sutil pero evidente maquillaje que creo no necesitas.

Mi turno en la ventanilla se acercaba y por tal motivo terminé con el contacto visual.

Pasados unos instantes caminaste cerca de mí, y me lanzaste una segunda mirada de despedida, como intuyendo que nunca más nos volveríamos a ver…

Tratando de guardar en el akasha que por una milésima de nuestras existencias, fuimos solamente para nosotros dos y que logramos detener el mundo.

Una mirada de soslayo que yo también guardaré, tal vez hasta mañana, cuando el agua helada de las cinco a.m me haga parte del mundo otra vez.

Anuncios

3 comentarios sobre “UNA COSA CUALQUIERA EN UN LUNES CUALQUIERA (LUNES 24 DE AGOSTO 2015 9:11 P.M)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s