Pablo_Presbere_400Ltv01.jpg

Durante la noche se pueden escuchar los sonidos característicos de los animales nocturnos. Algún búho o lechuza, los mosquitos de nunca acabar y se dice que alguno que otro jaguar u ocelote se han manifestado.

En las montañas del caribe costarricense, durante la época de invierno, las lluvias son violentas e impredecibles. Sabemos que lloverá, pero no cuándo ni cómo. Solamente, de un instante a otro, suenan en el techo; las primeras gotas que parecen ser pequeñas piedras. Su cantidad se va intensificando, el sonido es cada vez más poderoso, los árboles, y las hojas de plátano inevitablemente canalizan las aguas y las filtran hacia el centro de la tierra… Así es como llega a nuestros oídos el típico sonido de la selva húmeda tropical. En esta selva viví hace catorce años, y cuando llueve o escucho el viento aquí en capital, me es imposible no recordar aquellas lluvias atlánticas y terroríficas de nunca acabar, que sin embargo eran tan hermosas…

Víctor y yo íbamos a jugar al río, el cual en su mayoría estaba limpio. Tal vez y solo tal vez, uno que otro chorro de agroquimico utilizado en las plantaciones bananeras se colaba a las aguas. En aquel entonces ni idea tenia de que algún día desearía volver a vivir todo aquello, uno de los momentos en que fui más feliz. Me levantaba todos los días a las cinco de la mañana para ir al colegio, y aunque tenia que bañarme con agua helada y rendirla lo más que se pudiera, lo hacia con alegría.

El profesor de estudios sociales que tuve en aquel año se llamaba Henry. No recuerdo su apellido, lamentablemente. Es uno de los pocos profesores con quien me lleve bien durante el colegio. Su clase me gustaba y aprendí mucho de él. En una plazoleta del colegio había un monumento que parecía ser un recordatorio de alguien importante. Creo que fue el profesor Henry quien me dijo que esa persona fue el gran cacique héroe de la resistencia indígena durante la época de la colonia: Pablo Presbere, quien luchó para que su Talamanca no cayera bajo el control de los españoles, y al final de cuentas se puede decir que lo logró puesto que los invasores tuvieron que abandonar la región del caribe sur en vista de la gran revuelta que Presbere organizó contra ellos. Eventualmente fue capturado, y el 4 de Julio de 1710 fue ejecutado por su rebelión.

Muy poco se habla de Presbere en Costa Rica, a pesar de que fue uno de los primeros héroes nacionales y ahora en esta coyuntura en la que me encuentro, sintiendo nostalgia por aquella Talamanca en la que viví hace catorce años, y estudiando a grandes hombres que han luchado por el bienestar de su pueblo, mi mente me ha traído el recuerdo de aquel monumento que observé en el colegio pero que hasta ahora le concedo la importancia que reviste. Así es como un líder debe defender a su pueblo, con su vida si es necesario. En la humildad de mi blog, quise recordarlo en esta noche de insomnio, y agradecerle por sus actos en defensa de la libertad; al gran cacique Presbere.

Anuncios

7 comentarios sobre “El Cacique Presbere

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s