hexagono.jpg

I

            Cada cierto tiempo envió imágenes e información a la Tierra. Aunque mi nave está equipada con cientos de precisos instrumentos que realizan estas funciones, de vez en cuando tomo el control y soy yo mismo quien hace las fotos y grabaciones. Como cuando hice un acercamiento a Titán y capté imágenes de los canales de hidrocarburos que recorren su superficie, o como las grabaciones de los majestuosos géiseres de Encélado.

            Estoy cerca de Saturno. La meta que alguna vez se impuso el hombre de observar de cerca los fenómenos atmosféricos del gigante gaseoso, es mi responsabilidad. Dos años de viaje me ha tomado, rodeado por la inmensidad del cosmos en este cascaron en el que viajo, el cual me preserva de innumerables peligros existentes en el cosmos. Las matemáticas, la química, la física y sobre todo la imaginación humana me han puesto a pocas horas de acercarme al sexto planeta como nadie lo ha hecho jamás.

            Desde niño me fascinó Saturno y por este sentimiento me he convertido en astronauta. Si existe un hombre nacido para esta misión sin duda soy yo: Michael Pérez, conocido como el Mayor P. En el pasado han surcado las inmediaciones de Saturno naves terrestres no tripuladas, pero está es la primera vez que un hombre viaja en una de ellas.

            Me dirijo al polo norte de Saturno en el cual existe un interesante fenómeno atmosférico, el cual es (según las teorías) una enorme tormenta cuyos vientos giran a más de 400 Km/H, y las direcciones combinadas de las corrientes de aire le dan su característica forma hexagonal.

            La nave en la que viajo es capaz de modificar el campo gravitatorio circundante y está hecha de “unotriato” el material perfecto, diseñado para soportar cualquier fuerza gravitacional. Este modelo es uno de los tantos inventos de Tesla que fueron secuestrados luego de su muerte. Además es muy similar a las naves de los nórdicos procedentes de las Pléyades. El poder moldear la fuerza gravitatoria circundante, me permitirá descender hasta una altura inédita dentro de las diferentes capas de la atmósfera saturnina. Ansió responder cual es la naturaleza del mítico hexágono y descubrir su formación, funcionamiento y características…

II

            Durante el viaje, estuve dormido en estado de sueño inducido y desperté hace seis meses con tiempo suficiente para preparar la tarea. Se preguntarán ustedes ¿Por qué  escribo en esta bitácora o diario, tantas cosas obvias y conocidas ya por todo el mundo? Bueno, esta es mi manera de disminuir la tensión y de hacer más llevadera mi espera. Además de que ninguna misión es completamente segura y si ese 2% de probabilidad de fracaso se cumple, pues creo que mis impresiones personales serán el último legado que entregaré al mundo.

Ahora debo ir a dormir…

III

            Este diario es “clandestino”, quiero decir que no está bajo la supervisión de nadie y por ello no omitiré información alguna. Contaré que he experimentado cosas extrañas. He visto algunas “naves” o “cuerpos” no identificados que definitivamente no corresponden a nada conocido por el hombre. De vez en cuando unas siete u ocho de estos “entes” se ubican alrededor de mi nave y ejecutan sospechosas maniobras… la primera vez que noté esto, se me quiso detener el corazón, pero a estas alturas ya estoy acostumbrado y hasta se me hace extraño cuando no se aparecen. Son cuerpos amorfos que se materializan y aparecen al instante tomando cualquier forma que deseen…cuando intenté fotografiarlos o grabarlos, simple y sencillamente no aparecieron en las imágenes.

            Otras veces siento compañía dentro de la nave. Talvez estoy mal de la cabeza, pero mientras estoy sentado escribiendo o en observación del espacio, siento que me tocan, es como si algo o alguien me diera una palmada en la espalda, e inclusive creo que este ente me ha despertado de mi sueño varias veces.

IV

            Hace tres días que no escribo. Estuve haciendo ensayos y pruebas con los equipos que necesito para el descenso. Además de que hice un reporte a Tierra y respondí a todas las consultas de la base. Creo que sospechan de mi estado mental y también me consultaron por lo que he estado escribiendo. Yo les dije que eran poemas para mi esposa, así que hice algunos por si acaso. A continuación dejaré uno de ellos. (Creo que está bastante bien para un hombre de ciencia):

ASÍ TE CONOCÍ

Recuerdo aquella mañana

Pelaba yo una banana

Con sonrisa soberana

Asombrosa te vi

Como diosa romana

Traías un vestido elegante

Bello como elefante

Me distraje contigo y…

La banana cayó de mi mano

Yo deseaba caer en un pantano

Te detuviste, y con ternura

Levantaste la banana

Te dije “hola” con presura

Para romper el hielo.

            Hablando de mí esposa y de mi familia en general, diré que al despertar del sueño inducido me di cuenta de que me habían enviado una enorme cantidad de mensajes, los cuales me costó mucho responder. Para mi familia han transcurrido dos años completos, pero al estar dormido, yo sentí como si hubiera sido solo una noche. Mi hija acaba de cumplir 9 años, mi regalo será este diario junto a unas fotografías del universo que nadie haya visto.

            Ahora me iré a dormir, y dentro de siete horas, pondré rumbo al polo norte de Saturno.

V

            Ayer se cumplió una década desde que mi padre descendió al hexágono. Pocas horas antes de perder comunicación con su nave, envió a mi madre la transcripción completa de sus escritos y varias fotografías extraordinarias tanto de Saturno, como de sus lunas y anillos. Como él lo dijo, son fotos únicas, que nadie más tiene en su poder. He visto muchísimas veces el video del descenso; tanto que no necesito volver a verlo para describirlo, tal como lo haré. En la capa superior de la atmósfera el cielo saturnino no es demasiado diferente al que se vería en una puesta de sol en los veranos terrestres. Se logran visualizar tonalidades pastel que recuerdan bastante al cielo azul de la Tierra. Pero, rápidamente nos damos cuenta de que estamos en otro mundo, y es notorio como al seguir descendiendo, esos tonos amigables empiezan poco a poco a convertirse en un café oscuro, una espesa niebla que por zonas es completamente negra y recuerda muchísimo a los gases tóxicos que dominan el cielo en las grandes ciudades sobrepobladas y contaminadas de la Tierra.

Por momentos el descenso se torna dramático, la descomunal presión atmosférica de Saturno se hace sentir, y aunque la nave está capacitada para resolver este problema, hay momentos en los que se escuchan crujidos de material deformándose y se observa a mi padre luchando para estabilizar la nave. Conforme se hunde en las entrañas de Saturno, la velocidad de los vientos aumenta junto con la sensación de estar haciendo algo suicida y descomunal. Aún con la tecnología a su favor, y sabiendo que si se apega al plan de exploración no hay porque temer, los signos vitales de mi padre aparecen alterados, su presión sanguínea aumenta, aparece sudoración en su cuerpo y la adrenalina se dispara… ni yo ni ningún otro mortal podría siquiera tener una idea de lo que sintió mi padre, completamente solo en aquel mundo extraño y colosal, descendiendo a una tormenta inimaginablemente superior a las terrestres, donde hasta ese momento le golpeaban vientos de hasta 180 Km/H según los instrumentos.

            Luego de unos tres minutos de calamidad, parece que la nave se estabiliza y entra en una zona “tranquila”, donde increíblemente los vientos no superan los 100Kh/H. Esto sigue desconcertando aún a los científicos, ¿Cómo se explica esta disminución en la velocidad de los vientos?…

            Segundos después se puede ver como la nave ha entrado en una extraña zona, donde inexplicablemente los vientos se mueven a menor velocidad a la capa superior, que parece haber sido superada. Desde esta franja, la vista es simplemente magnánima. Los vientos han tomado una combinación de colores que van desde el café oscuro hasta tonos azul-verdoso,  y en la capa inmediatamente inferior emerge un hermoso color violeta fluorescente que domina la escena. Es como estar a la mitad de un sándwich con varios ingredientes o en el piso central de un edificio en el cual cada uno tiene un color distinto.

            Un mosaico más hermoso y salvaje que cualquiera hecho por el hombre.

            Durante algunos instantes, es posible observar las franjas de nubes que representan ya los inicios del hexágono. Aunque el descenso se hizo pensando en aproximarse al centro o al ojo de la tormenta, al estar tan cerca del mismo, es imposible determinarlo con plena exactitud, y se sabe que al contrario de los huracanes terrestres, en Saturno las tormentas no presentan un ojo claro y definido.

            Mi padre pronuncia algunas palabras y en su tono se nota claramente la exaltación y la emoción de la histórica situación. Por motivos desconocidos, la calidad del video no es la que se esperaba, y mi padre cuenta en el mismo como observaba tonos de colores no existentes en la Tierra. Me cuenta mi madre que aquí, quienes siguieron en vivo el descenso, le suplicaban a mi padre —como si el pudiera escucharles— que diera finalizada la misión, y no bajara más. Mi madre cuenta que intuyó lo que iba a suceder, pero que tampoco deseaba destruir los sueños de mi padre. En la base, se dio un gran debate ya que se había acordado que ese era el punto máximo de descenso puesto que ya se tenían las muestras requeridas, las imágenes, videos y una muy buena idea de cómo era la atmósfera de Saturno. Se esperaba que a partir de allí se comenzaría a ascender para volver a la Tierra. Pero para mi padre aún no era suficiente. No fue consciente de que llegaría a un punto de no retorno, y que la presión atmosférica brutal, o los rayos Saturninos que pueden llegar a ser 15.000 veces más fuertes que los terrestres, podrían representar el final de la misión, y con ello su irremediable muerte.

            Los controles de la nave indicaban que hasta el momento había soportado el descenso mejor de lo esperado y que no presentaba daños. Por la energía no había problema, pues la batería estaba al 80% y al salir al espacio se cargaría de nuevo con la luz solar. Definitivamente estos parámetros positivos fue una de las cosas que impulsó a mi padre a continuar bajo su propio riesgo con lo que estaba haciendo. Y así, continúo el descenso.  Pocos segundos después la velocidad del viento incrementó a 250Km/H, en un par de minutos más, llegó a los 300Km/H, y los instrumentos empezaron a captar poderosísimas interferencias de radio que se debían a rayos cuyo poder ya he mencionado. En teoría la nave sería capaz de soportar una descarga de hasta 15.000 veces un rayo terrestre promedio, pero no se sabía a ciencia cierta qué tan fuertes podrían llegar a ser los rayos si la nave seguía acercándose al centro de la tormenta.

            Para este momento el paisaje circundante ya había perdido el esplendor de las etapas previas, y consistía en vientos de tono púrpura que aumentaban su velocidad progresivamente moviéndose de forma caótica, además de los poderosos relámpagos. La presión atmosférica que experimentaba la nave ya no tenía comparación con nada existente en la Tierra, y la temperatura ambiente advirtió un incremento dramático, pasando de los 90 grados Kelvin en la capa de nubes superior a unos 244 grados hasta ese momento. El núcleo de Saturno representa una fuente de calor interna para el planeta y conforme se llega a él, la temperatura va en aumento.

            Mi padre, el mayor P, a pesar de las aterradoras circunstancias, según opina mi madre y quienes lo conocieron bien, estaba fascinado con la situación y no se hubiera perdonado perder la oportunidad de avanzar cada vez más; ebrio de curiosidad, perdió la razón y a cada metro, a cada centímetro que penetraba en la feroz atmósfera Saturnina se acercaba cada vez más a su aniquilación. Se sabe que llegó hasta a un punto en el cual los vientos se movían a 333 Km/H y a pesar de la increíble resistencia del unotriato y del sistema anti gravitatorio, ya no era prudente continuar. Los rayos no solo eran bestiales e incontables sino que parecían infinitos en sus dimensiones llegando a alcanzar posiblemente los cientos de miles de kilómetros. Lógicamente, la nave había sido alcanzada por varios de ellos, pero los resistió bien, hasta que, súbitamente, un descomunal rayo cuyo poder no ha sido posible calcular, pero se cree que fue alrededor de 40.000 veces superior a los de la Tierra, impactó contra la nave causando la completa pérdida de contacto con mi padre. También es posible que lo impactaran varios rayos al mismo tiempo, según me explicaron, pero esto es un misterio. Se teoriza que por alguna reacción química desconocida, entre el unotriato, la corriente eléctrica y los componentes presentes en la atmósfera, se produjo el apagado de la nave, cuya consecuencia inmediata fue quedarse sin escudo anti gravitatorio, por lo cual ya no era capaz de curvar el espacio a su alrededor y sin duda fue instantáneamente destruida por la combinación de todas las condiciones adversas. Ciertamente, no se volvió a tener noticias de mi padre o de la nave.

            Se estima que en la zona más activa de la tormenta los vientos llegan a la velocidad de hasta 400 Km/H o más, y no se sabe que otras cosas extrañas pueden suceder ahí, ya que según lo visto hasta entonces, Saturno resulto ser más impredecible de lo pensado.

            El mayor P fue el primer hombre que penetró la atmósfera de Saturno, y fue el primer terrícola que falleció en ese mundo. Creo que de haber podido, mi padre hubiera elegido morir tal y como lo hizo…volviéndose uno solo con el mundo que tanto amo, volviéndose parte del gran misterio que seguirá siendo el sexto planeta.

Copyrighted.com Registered & Protected  QOLD-RLVQ-GOZ3-3AZ6

Anuncios

6 comentarios sobre “El Hexágono (Cuento)

    1. Hola y muchas gracias. Si, ya me han concedido el honor de algunos otros premios, pero sinceramente no soy de escribir entradas acerca de ellos, los agradezco y los valoro pero no sigo las cadenas. Espero no te moleste.

      Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s