La siguiente historia esta basada en hechos de la vida real, es el caso de un buen amigo que le escribió una carta a San Antonio pidiéndole su ayuda, pero parece que algo salió mal:

 

Pérez Zeledón, San José, Costa Rica,

Viernes, 06 de enero de 2017

 

 

Estimado San Antonio de Padua:

Sirva la presente para saludarle, y a la vez felicitarlo por sus memorables y amorosos actos a favor de los más desfavorecidos, tanto en su época en la Tierra, como ahora en su papel de santo intercesor ante nuestro señor en el cielo. Y apelando precisamente a ese papel intercesor es que me dirijo a usted en esta ocasión.

Vera usted estimado San Antonio, me encuentro en problemas en lo referente a mi vida amorosa. Tal afirmación la habrá escuchado usted miles o millones de veces, pero permítame contarle un poco acerca de mi caso para que su amable corazón se conmueva y su ánimo intercesor se manifieste en mi favor. Trataré de ir directo al grano y no ahondaré demasiado en mi pasado, puesto que tampoco deseo abusar de su tiempo.

A principios del recién finalizado año 2016, conocí a XXXXXXXX. Al principio no me llamó la atención demasiado, solamente interactuamos para llevar a cabo algunos trabajos de la universidad, pero conforme fueron transcurriendo los meses, empecé a notar cosas interesantes en ella: inteligente, practica, sin dramatismos, responsable y trabajadora. A parte de esto físicamente también me parece atractiva. En otra época de mi vida nunca me hubiera fijado en las características que mencione antes, pues solo basaba mi interés en el físico. Pero llegado este momento, tengo el conocimiento de que hay cosas que nunca se pierden con los años y que son muy difíciles de encontrar, a diferencia de la belleza física.

La invité a salir, ella al principio me dio excusas y no la noté convencida. Esperé un tiempo y volví a insistir. Por fin accedió. Fuimos por un café una tarde de jueves. Nada extraordinario. Como teníamos tiempo sin vernos y más aún como yo tenía tiempo sin salir con alguien, me sentí un poco (bastante) nervioso, y creo que ella estaba igual. Tuvimos una buena conversación sobre diferentes temas y luego salimos de la cafetería en que estábamos y nos sentamos en otro lugar dentro de la universidad. En ese punto seguimos hablando sobre prácticamente los mismos temas que ya habíamos hablado. Yo quería besarla o algo, pero no sé; simplemente no pude… Pasado un rato considerable ella decidió irse, ya era de noche y hacia frio. (Yo tenía un abrigo grueso y ella no tenía ninguno, la verdad me faltó caballerosidad para entregárselo). Yo me quedé con una sensación de frustración porque realmente quería algo más que solo hablar.

Luego de eso quedamos para el jueves siguiente, pero ese mismo día ella me dijo que no podíamos vernos porque debía ir a la graduación de su hermano (me envió un pantallazo de su celular donde su madre le recordaba la actividad) y además, ese día toda mi familia estaba de paso en el departamento en el que vivo junto a mi hermano en la capital. Aquí fue cuando caí en el error de la desesperación. Creo que ese mismo día yo le envié un mensaje contándole que quería besarla. No sé si esto estuvo bien, simplemente me nació hacerlo. Y me parece que lo único que logré fue hacerla huir un poco de mí. También le propuse que nos viéramos al día siguiente, pero me dijo que tenía una fiesta del trabajo. Así que yo me fui para la casa de mis padres a la zona sur.

Mi problema ahora es que no la he visto desde el día en que salimos, le he enviado algunos mensajes, para navidad y para el año nuevo, además de una imagen con una frase que dice que he estado pensando en ella. Pero me entristece un poco que su reacción no ha sido la mejor. La siento fría y poco interesada. He querido llamarla, pero no creo que gane mucho con eso, aparte de parecer más parásito. Durante estos días he estado pensando que debería hacer: si llamarla o continuar en su radar con mensajes de texto que ella probablemente va ignorar, o simplemente no buscarla más hasta que yo vuelva a San José y pueda concretar una cita cara a cara con ella.

El tema aquí, querido San Antonio, es que ella me parece alguien que en verdad VALE LA PENA. Si ella no levantara especial interés en mí, probablemente no escribiría esta carta ni me importaría equivocarme, tal y como ya me ha sucedido tantas veces antes. Pero a ella la quiero. Pienso que es mucho lo que una mujer así me puede aportar, y a su vez yo estaría dispuesto a intensificar la búsqueda de mi mejor yo con tal de aportarle a ella todo lo mejor que puedo ser.

Yo le pido San Antonio, que haga un esfuerzo y busqué en el pasado de este pecador algún acto noble que se pueda utilizar como pago o justificación para cumplir mi deseo, y en caso de no existir nada rescatable, pues apelaré a la misericordia divina y a la suya propia para que presente mi caso ante el supremo y piadoso juez. Querido San Antonio, no sé si lo sepa, pero he sufrido y tengo un carácter complejo y difícil que me ha traído problemas en todas las áreas de la vida. Y si es con las mujeres, pues ni se diga…

Amado San Antonio, este humilde servidor se compromete con usted en los siguientes términos:

  • Si me ayuda yo publicaré esta carta en un blog y se la leeré a XXXXXXXX.
  • Daré testimonio de la efectividad de la fe y del poder de su santidad y del señor.

Sin más por el momento y con fe y esperanza en que mis ruegos serán escuchados, me despido. Muchas Gracias de antemano.

***Actualización al 12 de enero 2017:

Mi amigo continuará enamorado del Heavy metal, puesto que es lo único que no lo ilusiona en vano…

Copyrighted.com Registered & Protected  QOLD-RLVQ-GOZ3-3AZ6

Anuncios

5 comentarios sobre “¿Que carajos pasó, San Antonio?: La historia de un amigo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s